miércoles, 30 de septiembre de 2009

Administración delegada, responsabilidad diluida, liderazgo fantasma

¿Qué es la administración Delegada?

Es un modelo de trabajo que ha tomado fuerza en la realización de proyectos, entre estos la construcción y la educación. Es importante analizarlo porque el modelo se ha difundido pero de una forma tergiversada.
La administración delegada funciona en base a administrar proyectos puntuales y solo funciona cuando se delegan 3 aspectos: Recursos + Responsabilidad + Acciones.



Delegar responsabilidad y acciones pero sin recursos: Usted responde, pero yo decido y tengo el poder. Refleja la falta de confianza en el criterio de toma de decisiones, más específicamente el que corresponde al dinero. Esta aplicación refleja una estructura y mentalidad burocrática de toma de decisiones jerarquizada y piramidal. Por lo general quienes asumen la administración delegada bajo este criterio, no conocen el modelo o no son conscientes del nivel burocrático de la organización.

Hay una gran diferencia entre responsabilidad compartida y responsabilidad diluida. El ideal de este modelo es lo primero, y el error es lo segundo.

La responsabilidad diluida lleva a generar el liderazgo fantasma: Aparece de vez en cuando, en lugares solitarios y rincones aislados. Se escuchan pasos, se ven sombras, se sienten escalofrios, visiones rápidas y hasta suspiros. Quienes lo han visto habla de él con emoción pero sin pruebas de su existencia, y quienes no lo han visto escuchan con incredulidad con muecas de duda, pero eso si nadie quiere encontrárselo estando solo o sola.

El modelo de administración delegada mal enfocado o tergiversado, corta la iniciativa, hace el proceso lento y tortuoso y polariza el sistema hacia la administración truncando el liderazgo. Una metáfora de esto sería ver la organización como una red de caminos, en que los mandos jerárquicos están en los puentes, cada uno de ellos parados en la mitad,  paralizados y aferrados a las barandas, en la situación que ni pasan ni dejan pasar.

Uno de los mas grandes errores es tratar de cubrir con este modelo las deficiencias e incongruencias organizacionales.  Aquí la cura es peor que la enfermedad.

La administración delegada se realiza para utilizar efectivamente los recursos de una forma ágil y dinámica en el tiempo. La clave es la co-responsabilidad, las reglas de juego claras, el dialogo franco y la mutua confianza entre la persona a quien se le delega la administración y la organización jerárquica.

Aclarar las reglas de juego es vital para que este modelo funcione, porque centra las expectativas y muestra las verdaderas razones de la falta de resultados o la evidencia de logros en la realización de proyectos.





Creative Commons License
300 lideres by Alejandro Ospina Torres is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Colombia License.

300-líderes es un blog enfocado en el desarrollo, investigación y debate del liderazgo. Brinda diversas herramientas como reseñas de libros, cine, descripcion de tecnologías, modelos, artículos y entrevistas a líderes. email: 300lideres@gmail.com